ARTICULOS Y TIPS


  • Cuidados de los Neumáticos
  • Cuidados de los Neumáticos
  • Cuidados de los Neumáticos
o se sabe, los neumáticos son las únicas piezas del vehículo que están en permanente contacto con la superficie por la que se transita. Por eso es fundamental el cuidado y el conocimiento de las indicaciones que presentan en la banda de rodamiento y los laterales de la misma, para transitar con seguridad y prolongar la vida útil.

Además, para que los avances tecnológicos para el confort y la seguridad, como el ABS, el control de estabilidad y la asistencia electrónica de frenado, funcionen correctamente DeMotores.com recomienda que los neumáticos del vehículo estén en condiciones óptimas. 

El deterioro de los neumáticos puede verificarse por los indicadores de desgaste (de 6 a 8, según cada marca), ubicados en el fondo de las hendiduras, a la altura de la sigla TWI, o de los triángulos en el lateral del neumático.
Si las huellas de la banda de rodamiento están gastadas, la adherencia disminuye y el conductor puede perder el control, además de ser más fácil la entrada en hidroplaneo o aquaplanning.

Bien infladas

Una de las tareas que es conveniente realizar en forma periódica es la de medir la presión, ya que cuando el neumático mantiene la presión indicada en el manual del usuario, la banda de rodamiento mantiene un óptimo contacto con el piso, por lo que también logra un mejor agarre.

Si la presión es más baja que la indicada, la cubierta se deforma, las paredes se desgastan prematuramente y debido a que la temperatura interna sube, puede llegar a reventar. Otra de las consecuencias es que, al tener más superficie de resistencia aerodinámica, se consume más combustible.

Exceso de presión

Si hay un exceso de presión, el centro de la banda en contacto con la superficie se gasta más rápido, y la absorción de las imperfecciones del camino y el confort disminuyen notablemente.
Igualmente, siempre es preferible para transitar por la ruta que la presión sea elevada.
Los especialistas sugieren que se puede agregar hasta un 40% más de lo indicado en el manual del usuario. Con esto se logra menor resistencia aerodinámica y mejor comportamiento dinámico.
Eso sí, cuando se llega a destino y para transitar en la ciudad siempre se recomienda volver a la presión propuesta en el manual del usuario, para no sufrir las consecuencias advertidas líneas arriba.

Para mantener en perfectas condiciones los neumáticos también hay otros factores por tener en cuenta: la alineación, el balanceo y la rotación. Cuando el rodado está desalineado se produce un desequilibrio y desgaste en el sistema de dirección, suspensión y en los neumáticos.

Por eso la sugerencia es realizar la operación de alineación y balanceo en lugares establecidos y reconocidos por la trayectoria, y que posean las máquinas especiales para realizar el mejor trabajo para los modernos neumáticos. Esta tarea es recomendable realizarla entre los 8000 y 10.000 kilómetros.

En cuanto a la rotación, como los neumáticos delanteros son los que mantienen la dirección del vehículo y sufren los cambios de tracción, es conveniente rotarlos con cada trabajo de alineación y balanceo. Cuando el vehículo tiene tracción en las cuatro ruedas, la rotación cruza los neumáticos de ambos ejes y se instalan en el eje opuesto.

A la hora de adquirir nuevos neumáticos, hay que seguir la indicación del manual del usuaro. Se debe tener en cuenta el terreno por el que se va a transitar usualmente y las características de manejo del conductor.

Al instalarse, los primeros 100 kilómetros de uso hay que realizarlos a una velocidad de entre 60 y 80 km/h para que tengan una vida útil superior. Finalmente, conviene recordar un elemento que muchas veces no se tiene en cuenta y que es fundamental para transitar con seguridad: la rueda de auxilio. 

Los neumáticos modernos tienen menos roturas que los de hace tiempo y es probable que un conductor circule varios años sin sufrir una pinchadura. Por eso es lógico que pocos usuarios recuerden verificar la presión de inflado de la rueda de auxilio, una práctica que conviene realizar al menos cada tres meses. 

También es recomendable que el neumático de auxilio forme parte de la rotación de cubiertas cada vez que ésta se realice.

Comentarios

Actualmente no hay comentarios, se el primero en dejar uno!!!

Publicar Comentario

Sólo los usuarios registrados pueden publicar comentarios.

Comentarios

No comments match criteria.
ULTIMOS ARTICULOS

Una simple hoja que te puede salvar la vida

Una simple hoja que te puede salvar la vida
 Las hojas de rescate son fichas con las indicaciones necesarias para, en caso de accidente, abrir el coche y sacar a los heridos en el menor tiempo posible. En un momento en que los vehículos son cada vez más sofisticados se han convertido en una herramienta crucial para salvar vidas. ¿Tienes la tuya?

Cómo preparar el coche para el verano

Cómo preparar el coche para el verano
Aunque hayamos tenido cuidado con el coche durante el invierno, conviene revisar unas cuantas cosas antes del gran viaje del verano

10 CONSEJOS PARA MANTENER LA PINTURA DE TU COCHE COMO EL PRIMER DIA

10 CONSEJOS PARA MANTENER LA PINTURA DE TU COCHE COMO EL PRIMER DIA
La pintura de tu coche es un elemento bastante resistente, sobre todo la de los coches actuales, pero no esta exenta de cuidados… Las condiciones ambientales, el uso cotidiano y algunos hábitos que tenemos los usuarios de automóviles perjudican, de forma progresiva, el el buen estado y apariencia de la pintura. Para cuidar la pintura de tu coche y mantenerla como el primer día durante muchos años te sugerimos que revises los siguientes 10 consejos:

Consejos: 10 importantes tips para cuidar tu motor

Consejos: 10 importantes tips para cuidar tu motor
A continuación, te presentamos 10 consejos que nos permitirán tener una visión importante de cómo es que se tiene que dar el adecuado mantenimiento al motor, todo esto con el propósito de un mejor funcionamiento.

Cómo saber si funciona el aire acondicionado de tu coche

Cómo saber si funciona el aire acondicionado de tu coche
El aire acondicionado es un elemento imprescindible en nuestro coche que no sólo aporta confort, sino que, si no funciona correctamente, puede condicionar la seguridad.